REVISIÓN DE LA NORMATIVA F-GAS: ¿QUÉ CAMBIOS TRAERÁ?

 

 

Por cortesía de Miriam Solana, HVAC/R Engineer en CAREL Knowledge Center 

 

 

El período de consulta para la revisión de la normativa F-gas ya ha comenzado y las partes interesadas están tratando de predecir qué novedades habrá. Puede parecer fácil, pero en realidad no lo es, teniendo en cuenta todos los factores implicados.

 

Se espera que la propuesta de la nueva F-gas esté preparada a finales del año que viene. Mientras tanto, me centraré en algunos aspectos que ya han surgido durante los primeros meses del período de consulta a través de cinco preguntas para las que ya hay algunas respuestas.

carel 1 articulo de opinion

1. ¿Qué se ha logrado hasta ahora?

En primer lugar, es importante dar un paso atrás y analizar si se han alcanzado los objetivos de la normativa anterior sobre gases fluorados. Como dijo una vez Lenin, "a veces es necesario dar un paso hacia atrás para dar dos pasos hacia adelante".

 

Nuestro paso atrás nos lleva aL 2015, el año posterior a la publicación de la precedente normativa F-gas. ¡La buena noticia es que durante ese año las emisiones de los gases incluidos en los objetivos climáticos de la UE comenzaron a descender después de haber aumentado durante 15 años! Las emisiones de los refrigerantes HFC siguieron la misma tendencia decreciente. Específicamente, el consumo de refrigerantes HFC en Europa cayó un 38% en 2018, lo que significa un 46% por debajo del límite establecido en la enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal para el 2019.

carel 2 articulo de opinion

 

En realidad, los que estamos viviendo los cambios a los que se ha enfrentado el sector HVAC/R desde la publicación de la F-gas en 2014 no nos deberíamos sorprender al ver estos datos. El sector de la refrigeración, que se vio más afectado por las restricciones según el valor de GWP de los refrigerantes, ha comenzado una gran transformación. Por un lado, el desarrollo de tecnología para aumentar la eficiencia de los sistemas que operan con CO2 en refrigeración comercial (desde tiendas de conveniencia hasta hipermercados) se ha acelerado considerablemente. Por otro lado, el uso de hidrocarburos y otros refrigerantes de GWP ultrabajo en unidades pequeñas ha sustituido a refrigerantes como el R-134a (GWP = 1430), lo que ha obligado a los fabricantes a buscar diferentes soluciones para afrontar el problema de la inflamabilidad.

 

Cabe destacar que no solo las restricciones en los equipos de acuerdo con el GWP del refrigerante han impulsado el uso de refrigerantes de menor GWP, sino que el sistema de cuotas y el aumento de los precios de los refrigerantes de alto GWP también han tenido un efecto. De hecho, una evaluación del mercado actual de la UE muestra que la mayoría de los sistemas pequeños de un split simple vendidos en la UE, que tendrán un límite de GWP de 750 a partir de 2025, ya han cambiado del R-410A (GWP = 2088) a otras alternativas como el R-32 (GWP = 675).

2. ¿Qué se necesita mejorar?

Después de “celebrar” estos logros, debemos detenernos y pensar en los aspectos que se pueden mejorar. A la vanguardia de ellos está la batalla contra los refrigerantes ilegales. El alcance de este problema varía según la fuente, pero lo que está claro es que es un problema que no se puede ignorar.

 

Según los fabricantes de refrigerantes, los HFCs ilegales representan un tercio de la cuota, con 34 millones de toneladas de CO2e emitidas solo en 2018. El análisis de la ONG Environmental Investigation Agency (EIA) sugiere que las importaciones de HFCs en 2018 fueron mucho mayores, 119 millones de toneladas de CO2e, mientras que la European Environment Agency (EEA), reportó 111,8 millones de toneladas de CO2e, lo que significa una discrepancia del 7% en la cuota. De hecho, los activistas climáticos han advertido que los datos sobre las reducciones de emisiones no incluyen el comercio ilegal.

 

Obviamente, la cantidad exacta de “entradas ilegales” es muy difícil de estimar, lo que está claro es que los controles aduaneros se deben intensificar. La Comisión Europea parece ser consciente de esto y de hecho la lucha contra las importaciones ilegales de HFC en la UE es una de las prioridades operativas de la European Anti-Fraude Office. ¡Con suerte, esta acción traerá los resultados esperados en los próximos años, facilitando el éxito de la normativa F-gas!

carel 3 articulo de opnion

 

 

3. ¿Cuáles son las barreras?

La mayoría de las alternativas a los refrigerantes de alto GWP son A2L o A3 (ligeramente inflamables o inflamables), lo que significa que se deben respetar las normas de seguridad específicas. Los comités nacionales e internacionales están realizando un esfuerzo considerable para actualizar estas normas y facilitar el uso de refrigerantes inflamables, teniendo también en cuenta los avances tecnológicos. Por ejemplo, la actualización de la norma IEC 60335-2-40 se publicó hace dos años, con modificaciones importantes como la introducción de los refrigerantes A2L, y un comité ya está trabajando en una actualización adicional.

 

Sin embargo, las diferencias entre normativas en diferentes territorios hacen que sea difícil entender cuál debe aplicarse. Además, las empresas que comercializan productos en diferentes países se enfrentan al desafío de adaptar estos a diferentes estándares e incluso seguir diferentes tendencias debido a la facilidad o dificultad para cumplir con los requisitos específicos del estándar correspondiente. Como ejemplo, ya se ha anunciado que la norma UL 60335-2-89 contendrá varias desviaciones respecto a la versión IEC, con diferentes requisitos para sistemas que utilizan refrigerantes A2L o A3. Esto puede conllevar un mayor uso de refrigerantes A2L en refrigeradores comerciales pequeños en los Estados Unidos, en contraste con la tendencia de usar hidrocarburos en países que han adoptado el estándar original sin modificaciones, como Australia y Nueva Zelanda, o como presumiblemente lo hará Europa.

 

 

4. ¿Cuáles son los puntos fuertes?

La tecnología evoluciona y las nuevas soluciones permiten optimizar el uso de refrigerantes con diferencias técnicas significativas. Además, se espera que la experiencia, las prácticas y los conocimientos técnicos relacionados con los refrigerantes naturales mejoren aún más en los próximos años, así como la disponibilidad de personal capacitado para manipular refrigerantes inflamables.

El desarrollo de la tecnología se acelera cuando las regulaciones obligan a ello, y además nos encontramos en una era en la que la tecnología se está desarrollando muy rápidamente en todos los sectores. Por lo tanto, la normativa F-gas impulsa el desarrollo de la tecnología, mientras que a su vez el desarrollo tecnológico y la consiguiente experiencia en su uso facilita la transición a refrigerantes de bajo GWP.

 

 

5. ¿Cuáles son los objetivos globales?

Se ha destacado que las medidas que se incluirán en la nueva F-gas deberán estar en consonancia con el European Green Deal y la enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal. El objetivo del European Green Deal es reducir a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero para el 2050. Para lograr este objetivo, la Comisión ha presentado recientemente un plan con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 en al menos el 55% de los niveles de 1990. Por tanto, se espera que se refuercen las medidas ya adoptadas, y la revisión de los gases fluorados deberá contribuir a la consecución de los ambiciosos objetivos del European Green Deal. Además, el sistema de cuotas de gases fluorados de 2014 finaliza en 2030, mientras que la enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal dicta más pasos después de 2030. Se espera que la nueva F-gas extienda el período de reducción más allá de 2030.

 carel 4 articulo de opinion

 

En este escenario, hay muchas suposiciones sobre lo que incluirá la nueva normativa F-gas: ¿Límite de GWP de 750 o menos para equipos de aire acondicionado estacionarios? ¿Límite de GWP de 150 en lugar de 750 para sistemas pequeños de aire acondicionado de un split simple? ¿Límite de GWP más bajo que el actual, 2500, para equipos de refrigeración estacionarios? ¿Controles aduaneros intensificados para evitar la entrada de refrigerantes ilegales? ¿Uso reforzado de los sistemas de detección de fugas y monitorización? ¿Consideración de la eficiencia energética del sistema? ¿Promoción de la armonización entre estándares? ¿Recuperación, reciclaje y regeneración adicionales de refrigerantes? ...

 

Mientras esperamos a ver la nueva propuesta, continúa el trabajo para facilitar la transición a refrigerantes de bajo GWP. El objetivo es contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero e, idealmente, ¡dar dos pasos adelante!

Redes sociales