CAREL

/2019-07-09/

SOSTENIBILIDAD A TRAVÉS DE LOS EECN (EDIFICIOS DE ENERGÍA CASI NULA)

Por cortesía de Mattia Cattozzo, Join the Future Program, CAREL HQ

En los últimos años hemos visto cómo aumentaba la conciencia, tanto de ciudadanos como de gobiernos, ante los problemas climáticos.  La atención se centra en reducir el impacto de las actividades humanas, en cuanto al número de emisiones y, por consiguiente, disminuir también el consumo de energía primaria, relacionado con el cambio climático, en cuanto a las actividades industriales. 

En este sentido, la Unión Europea ha establecido el objetivo de reducir el consumo de energía primaria en al menos un 20% para el año 2020, a través de la Directiva 2010/31/UE, cuyo alcance es amplio y abarca diferentes sectores.  Y el sector residencial es el más afectado: los hogares consumen la misma energía primaria que la industria y, en consecuencia, provocan el mismo volumen de emisiones.  En la siguiente figura vemos que alrededor del 50% de nuestro consumo de energía puede atribuirse a estos dos sectores, mientras que el sector del transporte representa el 33%.

Fuente Eurostat

Fuente Eurostat https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php?title=Archive:Consumption_of_energy 

Para implementar los cambios necesarios para alcanzar los objetivos definidos por la UE, la eficiencia en el sector residencial es esencial.  En consecuencia, se está poniendo mucha más atención a los EECN (edificios de energía casi nula).  Más que un acrónimo, esta es una definición real acordada por todos los países participantes, especificando los requisitos técnicos de los nuevos edificios.  De hecho, todos los edificios residenciales nuevos deben tener un pacto energético, expresado en kW/m2/año, lo más cercano posible a cero.  Y para dar ejemplo, todos los nuevos edificios gubernamentales han tenido que cumplir con estas nuevas especificaciones desde 2018.

Entonces, ¿qué implican los requisitos EECN?

Tienen en cuenta todas las soluciones técnicas de vanguardia en términos de alta eficiencia energética.  De hecho, al construir un nuevo edificio, los aspectos de viabilidad técnica, económica y ambiental deben tenerse en cuenta en el diseño, adoptando soluciones de alta eficiencia como:

  • Bombas de calor
  • Cogeneración
  • Renovables
  • Calefacción urbana

Estas soluciones se adoptan para calefacción de espacios, producción de agua caliente doméstica, aire acondicionado y ventilación.  Para garantizar una gestión óptima de los recursos energéticos disponibles, se requiere un control ponderado de los sistemas técnicos del edificio.  Dicho control, que puede personalizarse en diferentes grados dependiendo del usuario, se basa en diferentes parámetros ambientales y del sistema.  Cuando sea posible, es preferible la modulación en el funcionamiento de las unidades: la interconexión de varios sistemas de modulación, como las bombas de calor combinadas con sistemas de ventilación, es compleja pero sin duda económicamente muy beneficiosa.

Dependiendo del país donde se instalen los nuevos sistemas diseñados para construir EECN, se pueden obtener incentivos económicos que ayudan a los usuarios a recuperar el coste de las soluciones técnicas adoptadas.  También es útil instalar sistemas para monitorizar el consumo de energía, y sensores para controlar los parámetros ambientales, con el objetivo de conocer el consumo efectivo de energía del edificio.  Además, también se puede optar por la monitorización inalámbrica, con un sistema remoto continuo, combinado con una interfaz inteligente para ver los datos.

 

Según la Directiva 2010/31/UE, este tipo de soluciones están diseñadas para una amplia tipología de edificios, que se pueden resumir en los siguientes:

  • Viviendas unifamiliares de diferentes tipos
  • Oficinas
  • Edificios educativos
  • Hospitales
  • Hoteles y restaurantes
  • Instalaciones deportivas
  • Edificios de servicios comerciales al por mayor y al por menor

Por lo tanto, está claro que las nuevas tecnologías de alta eficiencia pueden aplicarse en una completa gama de áreas diferentes, con la precisión de las soluciones adoptadas según la necesidad específica.

Y, ¿cuál es la situación actual en la UE?  Según el informe periódico de ZEBRA2020, un proyecto creado para monitorizar el progreso de las implementaciones de EECN, la situación es bastante variada.

fuente Zebra

Fuente Zebra 2020 https://www.zebra2020.eu/website/wp-content/uploads/2014/08/ZEBRA2020_Strategies-for-nZEB_07_LQ_single-pages-1.pdf

En la figura, donde el índice de 0 a 1 refleja el avance de la implementación, se ve claramente que aún hay mucho espacio para que la implementación de soluciones técnicas avance hacia los EECN.

Aunque el estudio muestra que los componentes de abastecimiento son accesibles, los precios asequibles y la comunicación efectiva, la penetración en el mercado aún no es la óptima.  De hecho, hay un amplio margen de mejora en el sector.  Las políticas nacionales tienden a favorecer la implementación de estas tecnologías. 

Obviamente, las conclusiones se basan en los datos promedio de los países de la UE, en la situación real hay grandes diferencias entre países, en alguno las implementaciones de alta eficiencia ya son obligatorias o están a punto de entrar en vigor, con altas expectativas en el mercado.

Al profundizar en la implementación de bombas de calor, que representan la principal solución técnica desde el punto de vista de los EECN, la investigación realizada por ZEBRA2020 mostró los siguientes resultados:

Fuente EURAC

Fuente EURAC Research, Institute for Renewable Energy, article written by Giulia Paoletti, Ramón Pascual Pascuas, Roberta Pernetti and Roberto Lollini ‘Nearly Zero Energy Buildings: An Overview of the Main Construction Features across Europe’

Esta figura analiza las tecnologías utilizadas en una serie de EECN.  El 75% son bombas de calor, que a su vez se dividen según el tipo de fuente de calor.  Las más comunes son aquellas con un intercambiador de calor refrigerado por aire.  A continuación están las bombas de calor geotérmicas, o las unidades combinadas con la recirculación del aire de salida de las UTAs (Unidades de Tratamiento de Aire).

En conclusión, podemos afirmar que la eficiencia de los edificios, tanto para uso residencial como comercial, en cuanto a aislamiento y consumo de energía primaria, representa la solución más efectiva para reducir las emisiones.  Además, como esto representa una parte importante del consumo mundial de energía primaria.  Sin embargo, para lograr los objetivos de los EECN, se necesitan soluciones de sistemas de alta eficiencia, con la posibilidad de que los componentes modulen la carga y, por tanto, la energía consumida.

Otros Post - Carel

CAREL
CAREL
CAREL

Redes sociales